Jueves Eucarístico

El próximo jueves día 4 de Octubre, primer jueves de mes, el Santísimo estará expuesto en nuestra Capilla Sacramental de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:00h; a esa hora, tras la Solemne Bendición Eucarística, celebraremos Santa Misa de Hermandad en la Capilla de Ánimas. Estamos pues todos convocados ese día a visitar a Jesús Sacramentado y a participar fraternalmente en la eucaristía ante nuestros titulares.

Del Evangelio de San Lucas 10, 1-12


En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: 

«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz a esta casa». Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: «Está cerca de vosotros el reino de Dios.» Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: «Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.» Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.» 

Reflexión personal

Jesús había compartido ya mucha vida con aquellos que le seguían. Pero había llegado la hora de la dispersión para poder compartir el don de Dios con toda la Humanidad. Gracias a aquellos primeros misioneros la cadena de la fe llega hoy hasta nosotros.

¿Por qué tengo miedo a manifestar mi fe? ¿Quizá me da vergüenza? Si es tan importante para mí, ¿por qué me escondo tanto? Débil soy y cobarde también, pero Tú eres más fuerte que todo. Señor Jesús, que no tema ser heraldo de tu paz en medio de este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *